Artículos



¿Hacia quienes va dirigido el Greenwashing?

Cada vez somos más las personas conscientes sobre los daños al medio ambiente, a nuestra salud y a la de nuestra familia, provocados por los tóxicos incluidos en los productos que consumimos diariamente. Entre ellos, están los productos destinados al cuidado personal y a la cosmética.

Ya sabemos que afectan los distintos ecosistemas y a los seres que los habitan, siendo la vida marina de las más afectadas, por los desechos tóxicos que se vierten por los desagües (muchos de ellos se acumulan en el medio ambiente, y no, no se pueden limpiar).

En nuestro cuerpo pueden propiciar el desarrollo de cáncer, trastornos hormonales, problemas de infertilidad, alteraciones en el sistema nervioso, respiratorio, hepático y cardiaco, además de alergias, sensibilidades y problemas en la piel. Y al ser muchos de ellos acumulativos, alteran el estado general de salud y la capacidad de nuestro organismo de toxinas en general

Si tú también eres una de estas personas conscientes seguramente has hecho un esfuerzo por informarte y cambiar hábitos de consumo, eligiendo los productos más limpios que estén a tu alcance.

Eres entonces la candidata perfecta para las empresas que abusan de ese legítimo interés y deliberadamente buscan engañar a los consumidores en busca de clientes potenciales, vendiéndoles productos tóxicos y contaminantes disfrazándolos de productos limpios y naturales.

¿En serio hacen eso? ¡SI!


Bueno, pero... ¿Qué es el Greenwashing?

La definición de wikipedia es la siguiente: "Greenwashing (del inglés green, verde, y whitewash , blanquear o encubrir), eco blanqueo, lavado verde o lavado de imagen verde es una forma de pseudoecologismo , una propaganda en la que se realiza marketing verde de manera engañosa para promover la percepción de que los productos, objetivos o políticas de una organización son respetuosos con el medio ambiente con el fin de aumentar sus beneficios.

El término" greenwashing ", se refiere a que una empresa utilice declaraciones, palabras, imágenes o afirmaciones engañosas sobre la sostenibilidad o la salubridad de un producto para aumentar las ventas de sus productos.

Nos encontramos esta otra definición: "Es una muestra superficial o insincera de preocupación por el medio ambiente que muestra una organización".

¿Cómo?, ¿Preocupación insincera por el medio ambiente? ¿Las empresas engañan a los consumidores? Así es, en realidad ocurre con mayor frecuencia de la que pensamos. Como ya vimos en los ejemplos que les comenté anteriormente, vender un aceite mineral con fragancia sintética y enfocarse en "Es libre de parabenos", o ponerle extractos vegetales a un gel que es finalmente puro plástico y anunciarlo como "Con ingredientes naturales" Y aunque estrictamente no mienten al no contener parabenos, y al sí contener una porción de extractos naturales, no son estos productos libres de tóxicos dañinos por lo que a partir del greenwashing, engañan a sus consumidores potenciales haciendo creer que pueden estar tranquilos en sus intereses de salud y ecológicos al usar dichos productos.

Entonces, ¿cómo podemos evitar cuando nos están engañando a través del greenwashing? Muy fácil!! ejerciendo nuestro poder de elegir usando la información adecuada.


¿Te están "greenwasheando? ¡Que no te vean la cara!

¿Te sientes tranquila porque tu gel para peinar -que se anuncia como 100% natural - no va a dejar resíduos plásticos en tu cabeza ni vertir tóxicos al drenaje? mmmmm... no estés tan segura, acabo de toparme con un gel que encuentras en redes con facilidad y nos encontramos en la etiqueta con que contiene
principalmente plásticos y tóxicos: Carbómeros, Trietanolamina, Metacrilato polímero y fragancia. No especifica qué conservador usa, así que podríamos asumir fácilmente que lleva también parabenos.

Posiblemente no miente al decir que es un producto orgánico (para poder hacer tal afirmación se requiere que un porcentaje específico (que varía de país a país) de los ingredientes en su formulación sean de origen certificado orgánico. Sin embargo el resto de la composición puede ser, tal cual como en este caso, plástico)

Te sientes segura al utilizar un desodorante de marca "natural" porque confías que no estás metiendo a tu organismo aluminios, parabenos, etc? Otro ejemplo perfecto del Greenwashing, pues me topo con uno que quiere hacerte creer en esto pero, al leer las etiquetas encontramos que el segundo ingrediente con mayor cantidad en su formulación es justamente Clorohidrato de Aluminio (si, justamente el ingrediente del que todos queremos huir al evitar comprar antitranspirantes) Lleva también dimeticona, perfume, BTH (que está clasificado como posible cancerígeno, y promotor de tumores), DMDM Hydantoin , que se usa como conservante, y que también tiene estudios relacionándolo como cancerígeno, como alergeno y debilitador del sistema inmune. Entre otros ingredientes sintéticos.

¿Eliges una marca porque al anunciarse publicita mucho el contenido de ingredientes naturales? Quizá te sorprendas al leer las etiquetas y descubrir entre los ingredientes comunes Aceite mineral, parabenos, acrilatos, sulfatos, propilenglicol, fragancias sintéticas... Exacto... otro ejemplo del greenwashing.

Este tipo de green washing es de los más comunes. Publicitar beneficios naturales pues "contiene extracto de tal o cual planta", pasando por alto mencionar la existencia de ingredientes tóxicos dañinos en su fórmula. Formalmente "no te están mintiendo", simplemente están omitiendo información importante para quienes buscamos productos limpios.

Es muy probable que hayas caído con anterioridad en estos engaños, y posiblemente hasta los tengas en tu casa! (puedes hacer una prueba leyendo la lista de ingredientes en las etiquetas usando la guía al final de este artículo, y probablemente te lleves más de una decepción al descubrir que...¡Has sido víctima del Greenwashing!)

Es muy común, yo también pasé por eso cuando nacieron mis hijas y "según yo" usaba solo productos limpios para el cuidado de mis bebés. Hasta que ¡oh decepción! empecé a leer con cuidado las etiquetas.Y si, comprobé con bastante molestia que estaban aplicandome el greenwashing, y yo había caído.

De ahí nació Biolua, como una alternativa de productos que DE VERDAD fueran libres de tóxicos, para mis bebés y para el planeta en el que, espero, seguirán viviendo muchos años después que yo.


¿Cómo evitar ser víctimas del green washing?

Aquí hay algunos consejos rápidos para ayudarte a tener funcionando tu "detector de engaños" sobre el greenwashing.

Mira más allá de los envases y las palabras de moda. Una hoja verde en un envase, bonitas hierbas en una botella de champú, y frases que pueden ser engañosas como "Natural", "ecológico" u "orgánico" sin que esté sustentada por sus ingredientes.

Existen una gran cantidad de ingredientes empleados en la industria cosmética de los cuales se han realizado estudios y se señalan como tóxicos y/o dañinos para el medio ambiente, y muchos otros sospechosos sobre los cuales no se han realizado estudios.

La mejor herramienta que tenemos como consumidores es aprender a leer la lista de ingredientes, para identificar y evitar todos los productos con ingredientes que ya han sido considerados como potencialmente peligrosos y/o dudosos por los organismos internacionales.

Entre ellos, cabe destacar los siguientes: los parabenos, aceites minerales, dimeticona, acrilatos y demás derivados del petróleo, el phenoxyethanol, los SLS/SLES, los DEA, TEA, y MEA, y la palabra fragancia o perfume.

Para detectarlos, hay que leer bien las etiquetas y fijarse sobre todo en el INCI –(International Nomenclature Cosmetic Ingredient, o lo que es lo mismo Nomenclatura Internacional de Ingredientes de Cosméticos)– para descartar substancias sospechosas.

En el INCI los componentes aparecen ordenados de mayor a menor según la proporción en la que están presentes; apareciendo en primer lugar los ingredientes con mayor porcentaje. El producto contendrá más cantidad de los que están escritos en primer lugar, y mucha menos de los que se encuentran al final de la lista. De entrada, deberíamos evitar los productos que entre los primeros ingredientes se incluyan derivados del petróleo, además de las substancias mencionadas, y recordar que normalmente las fragancias sintéticas y conservadores como parabenos suelen encontrarse al final, debido a que su porcentaje siempre es menor.


Lista de ingredientes a evitar

En esta lista se encuentran los principales ingredientes que conviene evitar.

Parabenos:

 son utilizados como conservantes y su función es impedir el crecimiento de microbios en los productos. Algunos estudios indican que estos compuestos pueden alterar la función hormonal, un efecto que está vinculado a un mayor riesgo de cáncer de mama y a problemas reproductivos. Dado que el sistema hormonal de un bebé aún no está maduro, los parabenos pueden causar daños en su sistema endocrino en desarrollo. ¿Cómo detectarlos? Los parabenos se pueden encontrar bajo los siguientes nombres: etilparabeno, butilparabeno, metilparabeno, propilparabeno y otros ingredientes que termina en –paraben.

Perfume o fragancia:

 Aunque estas palabras puedan parecer inofensivas, detrás de ellas se pueden esconder hasta 12.500 ingredientes diferentes, la mayoría químicos sintéticos. Lamentablemente, las marcas no están obligadas a especificar cuáles, porque la fragancia se considera un secreto comercial. Sin embargo, el cóctel químico que integra suele ser muy irritante para la piel del bebé. Muchas madres escogen los productos en función del olor, sin tener en cuenta que justamente es ese ‘buen olor’ el que puede causar problemas dermatológicos. Es aconsejable evitar cualquier producto que contenga perfume o fragancias sintéticas, y optar por los que contengan esencias naturales de plantas.

Ftalatos

: Existen una gran cantidad de investigaciones científicas que asocian sustancias de este grupo a problemas de salud fundamentalmente por sus efectos como disruptores hormonales: causan daños en el ADN de la reproducción masculina, así como malformaciones en el feto. De hecho, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS), así como numerosas organizaciones internacionales, han determinado que los ftalatos son ingredientes tóxicos cancerígenos en los seres humanos, y la UE prohibió su uso en chupones, biberones y mordedores infantiles, pero no se han adoptado medidas restrictivas para otros muchos usos. De hecho, se ha relacionado el uso de productos de cuidado infantil aplicados por vía dérmica con concentraciones de metabolitos de ftalato en la orina infantil, así que está muy presente en nuestra vida cotidiana. Lamentablemente, ésta es una de las substancias más complicadas de detectar a la hora de comprar un producto, porque suele ser un componente de una fragancia, así que no se menciona en la lista de ingredientes. Para evitarlos, es mejor escoger productos que sean “libres de ftalatos” o “libres de fragancia”. De todas maneras, algunas nomenclaturas con las que se pueden encontrarlos en las etiquetas son: DEHP, BBP, DBP, BDP, DUB, etc.

SLS y SLES (Sulfatos) :

 En realidad estamos hablando de lauril (éter) sulfato de sodio 4, una sustancia sintética que se utiliza en productos de higiene (sobretodo champús) por su capacidad emulsionante y de creación de espuma. Sin embargo, los SLS / SLES pueden causar irritación en los ojos, erupciones en la piel, pérdida del cabello, y reacciones alérgicas. Para detectarlo, hay que buscar en la etiqueta SLS, SLES, dodecilsulfato de sodio o PEG lauril sulfato de sodio.

Aceite mineral: 

se trata de un derivado del petróleo y se usa en muchos productos de higiene para el bebé como cremas hidratantes, las cremas para el pañal, toallitas húmedas, aceites y lociones. Las empresas de cosméticos suelen usar este ingrediente por su bajo costo y su acción lubricante. Sin embargo, el aceite mineral actúa como una capa sobre la piel y con ello bloquea los poros y el proceso de la respiración natural de la piel. En las etiquetas se suele encontrar bajo el nombre de: aceite mineral, vaselina, parafina o paraffinum liquididum.

Polietilenglicol (PEG):

 es una mezcla de compuestos químicos que se utiliza como emulsionante y que mejora la penetración de otros ingredientes, tanto los buenos como los malos. Y este es el problema: Más que el ingrediente en sí, su grado de toxicidad depende de los ingredientes que lo acompañan.


Si quieres saber más sobre los tóxicos en cosmética, aquí puedes descargar nuestra guía gratuita sobre tóxicos:



RELACIONADOS CON ESTE ARTÍCULO

Los tóxicos en cosmética

Descarga nuestra Guía completa

Descargar>>

Cuidando a nuestros pequeños

¿Por qué son más vulnerables nuestros pequeños?

Leer >>

Los controversiales Parabenos

¿Por qué es mejor evitarlos'

Leer >>

Catálogo de productos para adultos

Descarga nuestro catálogo de productos

Descargar >>

Catálogo productos para bebés y niños

Descarga nuestro catálogo de productos

Descargar >>


Sé parte de nuestra comunidad

Mantente informada sobre nuestros nuevos
productos, promociones y más

*
Campos requeridos
/ ( mm / dd )